jueves, 6 de septiembre de 2012

de Oscar Schindler a Papá Pitufo

                                                 The walking dead

¿A quién no le gustan las pelis de zombis?
-Bienvenidos a Zombiland- La serie The Walking Dead- etc etc...

  El sub-género dentro del género de terror se inicia oficialmente con "La noche de los muertos vivientes" de George A. Romero en 1968, pero hay algunos antecedentes previos dignos de recordar.

   Cuatro años antes, en 1964, en la irregular "The last man on Earth" dirigida por Sidney Salkow (o por Ubaldo Ragona, dependiendo de la copia que vean), adaptación de la magnífica novela de Richard Matheson "Soy leyenda", los vampiros que tocan los bowlings a Vincent Price (en el papel de Robert Neville / Morgan) dejan a un lado los colmillos para comportarse como auténticos zombis, con ese torpe y lento caminar característico de los muertos vivientes de Romero.
   Lo curioso es que, oficialmente, en la peli siguen siendo vampiros, pero en la práctica, son los primeros zombis del cine.


                           The last man on Earth

   Y hay otro referente anterior aún más llamativo.
   En 1958, diez años antes de "La Noche de los muertos vivientes", el dibujante belga Peyo publicó su cómic "Los Pitufos Negros", historieta en que los pitufos, infectados por la mordedura de una mosca, se transforman en pitufos negros, que sólo saben decir "ñac ñac" y morder a sus congéneres propagando así la enfermedad que amenaza con destruir la pequeña sociedad pitufa, hasta que Papá Pitufo (como un Robert Neville) es el único que queda sin infectar.
   Las viñetas del ataque a la aldea por parte de los infectados hablan por si solas.



                             Los pitufos negros

   Después de la película de Romero, la filmografía zombi se extendió tan rápidamente como la infección pitufa.
   El propio Romero se encargó de explotar el filón hasta la saciedad.




   ¿Y porqué gustan tanto estas películas?
Yo tengo una teoría. En la psicología humana va implícito el instinto agresivo de destruir a los de tu misma especie. No lo hacemos porque los condicionantes sociales y culturales amordazan ese instinto arrinconándolo en el subconsciente.

   Pero en estas películas disfrutamos viendo como los "humanos" disparan a la cabeza a hombres, mujeres y niños desarmados, y no sentimos rechazo porque no se trata realmente de "humanos" sino de monstruosos seres que se les parecen.

   Vemos "La lista de Schindler" (Steven Spielberg-1993) y apartamos la mirada cuando Amon Goeth se asoma al balcón con su rifle de mira telescópica y dispara a los judios del campo, pero nos encanta como desde la azotea de "El amanecer de los muertos" (Zack Snyder- 2004) los "zombis" son masacrados sin piedad.

                                                         La Lista de Schindler

                                             El amanecer de los muertos

   Si hacemos un recorrido inteligente que vaya desde Schindler a los zombis, pasando por el videojuego Doom, es más que probable que terminemos en Columbine.


                                         Videojuego DOOM

   Lo dicho.
Vivan los pitufos negros.