miércoles, 10 de abril de 2019

La Muñeca Rota




LA MUÑECA ROTA
Guión y dirección: Daniel León Lacave
Productora: La Botica Audiovisual
Fotografía: Pablo García Gallego
Sonido: Dani Mendoza
Producción: Luis Alberto Serrano
Maquillaje: Ana Rodríguez Liria
Dirección Artística: Estrella Santana, Yaiza Mederos
Interpretada por Yanai Cruz, Yi Lin Lee Ko, Enji Ji, Andrés J. Park. Esteban Calderín, Cristina Weian Yu Rejano

- Festival de Cine Creat.Rivas
MEJOR CORTOMETRAJE NACIONAL
nominado como MEJOR CORTO VALORES SOCIALES
Rivas-Vaciamadrid, España

- Premio de Cortometrajes de la Universidad de La Laguna
MEJOR CORTOMETRAJE CANARIO
Tenerife, España

- Festival Internacional de Cine de Gáldar
PREMIO ARQUITECTURA Y PAISAJE
Gran Canaria, España

- Hendaia Film Festival
MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO
Hendaya, Francia

- RiuRau Film Festival

PREMIO ESPECIAL DEL JURADO
Xàbia y Dénia, España

- La Victoria en Corto
MEJOR CORTOMETRAJE
Tenerife, España

- Requena y Acción

PREMIO ESPECIAL SALVA REGÜES
Requena, España

- Festival de Cortometrajes K-Lidoscopi
nominado MEJOR DIRECTOR
nominado MEJOR MONTAJE
Cullera, España

- Festival Internacional del Cortometraje FIC
Bella Vista, Argentina

- FIC Apanérowa

Ciudad Juárez, Mexico

- Festival de Cortometrajes 'El Gato Serendipia'
Madrid, España

- Aguacate Film Festival

Motril y Vélez-Málaga, España

- Film Festival ZOOM – ZBLIŻENIA
Jelenia Góra, Polonia

- Muestra Warsaw Short Framing
Varsovia, Polonia

- Festival de Cine y Vídeo de La Solana
Ciudad Real, España

- Tenerife Shorts - Canary Shorts
Tenerife, España

- Muestra Nacional de Cortometrajes CinemAjalvir
Ajalvir, España

- Muestra de Cine Social Luminiscence
Alicante, España

- Drets Humans i... Acció!

Castelló de la Plana, España

- San Rafael en Corto
Gran Canaria, España

- Festival de Cortos Villa de La Orotava - Canarias
Tenerife, España

- Festival Internacional de Cortometrajes Flor Azul
Buenos Aires, Argentina

- My Mumbai Short Film Festival
Bombay, India

- FICVI, Festival Internacional de Curtmetratges de Vila-Seca
Tarragona, España

- La Cueva en Corto
Zamora, España

- Certamen de Cortos Rodinia

Valladolid, España

- Sedicicorto International Film Festival
Forli, Italia

- FICS, Festival Internacional de Cine de Santander
Bucaramanga, Colombia

- Figari Film Festival - Mercado
Cerdeña, Italia

- Islantilla Cinefórum
Huelva, España

- Festival de Cine Solidario de Guadalajara, FESCIGU

Guadalajara, España

- Festival de Cine en las Montañas
Quindío, Colombia

- Festival de Cortometrajes Cine a la Calle

Barranquilla, Colombia

- Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria - Canarias Cinema

Gran Canaria, España

- Festival de Cine de Lanzarote - Canarias
Lanzarote, España

- Festival Internacional de Cine de Cúcuta

Cúcuta, Colombia

- Festival Internacional de Cine de Alicante
Alicante, España

- Festival de Cortos La Línea
La Línea de la Concepción, España

-LECYT Festival de cine y televisión del Reino de León
León, España












lunes, 8 de abril de 2019

Disimula un poco al menos

   
"Si remitimos todos los proyectos que nos llegan, sean audiovisuales o de otra disciplina, y que consideramos importantes y que se ajustan a nuestro plan estratégico, a las convocatorias públicas, la mayoría no se llevarían a cabo. Se dilatarían en el tiempo, debido a los trámites administrativos, que son muy engorrosos, y algunos proyectos necesitan realizarse en un tiempo concreto".

Esta, y no otra, es la sonrojante respuesta del Consejero de Cultura del Cabildo de Gran Canaria ante la polémica suscitada por las ayudas dadas a dedo, sin pasar por convocatoria o concurso público, a determinados proyectos cinematográficos.

También dice que "hay proyectos que necesitan para ser llevados a cabo mucho mas dinero que lo que las bases marca como tope para ser concedido"; mas que esos 10.000 por corto y 30.000 creo (corríjanme si me equivoco), por largo.

Vamos por partes.

Lo primero que llama la atención es que se diga esto en público sin sonrojarse.
Es brutal. Ya no hace falta disimular algo que todos sabíamos.
Que se daba dinero público a dedo, que había determinados nombres que eran "mas nombres" que otros.
Porque ¿Imaginan la escena? ¿cómo se decide cuales sí y cuales no?

Lo que hacemos los pobres es presentar nuestro proyecto y cumplir con todo ese engorroso (según el Consejero) procedimiento, que si resulta engorroso para una productora grande con sus secretarios, ayudantes, departamentos de producción etc etc, imagínense para una pequeña productora formada por un solo tipo que quiere hacer cine.

Si es engorroso, pues simplifícalo, pero simplifícalo para todos. No sólo para quien tu quieres.

Mientras tanto, mientras a los pobres nos entierran en papeleo burocrático, otros simplemente levantan el teléfono (que ya no se levanta, vale, sino que se saca del bolsillo), llaman a sus contactos y se reúnen con el consejero... y "voilá"... dinerito fresco.

Luego lo de que si cumplieran con las convocatorias "la mayoría (de proyectos) no se llevarían a cabo. Se dilatarían en el tiempo, debido a los trámites administrativos"...

¿De verdad hay que hablar de esto?
 Las ayudas del año pasado tardaron meses en concederse, y mas todavía en ingresar el dinero, pudiendo causar perjuicios económicos tributarios a muchas pequeñas productoras. Retrasando rodajes previstos para meses antes, o incluso cancelándose.
Pero estos proyectos parece que no importan, no son estratégicos, porque ese plan estratégico del que hablan es el coladero perfecto para saltarse una norma básica en la administración del dinero público, que es el concurso público. 
"Proyectos que nosotros consideremos importantes"... Ancha es Castilla.

Sin embargo, a otros sí se les exige cumplir al dedillo las normas. Incluso han tenido que devolver parte del dinero recibido por no poder cumplir con pequeñeces y letras pequeñas de las normativas, casi inviables para el pequeño productor. Normas "engorrosas"...
Con estos no hay piedad, pero para los grandes la norma es otra. "Que no se empantanen mis niños en normativas engorrosas"...

   No se inventaron esas normas respecto al concurso público porque sí, sino para evitar que el criterio fuera oscuro y subjetivo.
Así que si nos la saltamos, damos cancha nuevamente al criterio oscuro y subjetivo.
A decir que hay directores o productores de primera categoría y que los demás somos de segunda, y que nos aguantemos con las migajas de 10.000 euros por corto, mientras la parte grande del pastel pertenece a una élite escogida.

Porque esa es otra. 10.000 euros por cortos. A ver que hacen con ellos.
Pero luego hay proyectos que según ellos, "necesitan mas"...

Esto, o es cachondearse de la gente, o es ignorancia total sobre el audiovisual canario.
Porque lo cierto es que todos los proyectos necesitan mas. Que cobramos por debajo de lo justo, o renunciamos a nuestra parte (como hice yo en mi último trabajo) para poder hacer la película.
Que te ves ahí convenciendo a tu equipo para que en vez de cobrar 2.000 que es lo que vale su trabajo, lo hagan por 300 porque no queda otra, porque no hay mas dinero, todo en aras de poder hacer la película. 
Decidir si la hacemos por debajo de su coste real o no la hacemos es nuestro único dilema, el nuestro, pero no el de todos por lo que veo.

De todas formas, joder, esto era algo que ya se sabía. Siempre fue así.
Pero al menos disimula un poco, coño.
Mete todo ese dinero en una convocatoria pública, llama a tus amigos, diles que se presenten y que no se preocupen que lo tienen ganado de antemano.

¿Que los tramites son engorrosos? Así es la vida...

Así, aunque todo seguiría apestando igual, al menos no tendrías que salir a los medios a hacer declaraciones tan sonrojantes.





jueves, 28 de febrero de 2019

Volver a meter el caballo en la caja



   Los Hermanos Lumiére inventaron el cine.
Ya está. Podría dejar el post aquí e irme a ver el partido.

Pero bueno.

Realmente no inventaron las imágenes en movimiento. Edison unos años antes ya había mostrado con su kinetoscopio  una sucesión de fotografías que daban la falsa ilusión óptica de que los objetos se movían ante nuestros ojos.
El problema de Edison era que su invento no proyectaba las imágenes sobre una pantalla grande, permitiendo ser vistas por un gran número de espectadores al mismo tiempo, sino que se visionaban dentro de una pequeña caja negra rectangular que tan solo permitía ser vistas por un único espectador cada vez.

Así, su kinetoscopio no pasaba de ser casi un prodigio de feriantes, como un truco de mago barato, donde los curiosos podían ver en movimiento a un jinete cabalgando sobre un caballo sin llegar a ningún sitio.

Sin embargo, los Lumiére lo tenían claro. Había que sacar el caballo de la caja. Mostrárselo a muchos espectadores al mismo tiempo, en una pantalla lo mas grande posible. Espectacular. Grandioso. 
Rendimiento económico tiempo / ingreso.

Así que es falsa esa leyenda de que los hermanos Lumiére no veían futuro en el cine como negocio. Quizás no sospechaban del potencial artístico y creativo que podía darle al mundo de las artes, pero claramente querían convertir aquello en un negocio. Si no, hubieran dejado el caballo en la caja.

Así que inventaron un aparato capaz de filmar imágenes y al mismo tiempo proyectarlas en pantalla grande.



   A la primera sesión comercial, aquella de París el 28 de Diciembre de 1895, asistieron unas 33 personas (más o menos como en el TEA la semana pasada para ver nuestros cortos leves), y pagaron cada uno un franco por su entrada.

Un franco multiplicado por 33 espectadores. A ver, saca el ábaco... ¡33 francos, ños, vaya bisnazo!.

Y así empezó todo. Aquel caballo que cabalgaba fuera de la caja se convirtió primero en escenas cotidianas, obreros saliendo de fábricas, trenes llegando a estaciones... Luego llegó Méliès y todo cambió.
Con el paso de las décadas las pantallas fueron cada vez mas grandes, las butacas cada vez mas numerosas. Lejos de los 33 espectadores, cientos de personas a la vez podían ver en pantalla gigante al caballo cabalgando.

Sin embargo...
Un siglo y pico después...
Las salas de cine cierran, y las que quedan, salvo excepciones, no reúnen a muchos mas espectadores que aquellos 33 pioneros.

Ahora vemos las películas en pequeñas cajas negras rectangulares, (como la de Edison), y que nos permiten ver las películas de uno en uno.
Tablets y móviles individuales, y en el mejor de los casos, con suerte, en televisores de 32 pulgadas, (o si tienes pasta de 49 en 4k) que aúnan a tres o cuatro espectadores en el salón de sus casas.

Y eso va en contra de aquel romanticismo involuntario que crearon los Lumiére, acercando el arte a las clases populares.

Quizás por eso la academia americana se resistió a premiar la Roma de Cuarón, nacida de la plataforma de pequeñas pantallas Netflix, dándole el premio a una buena pero olvidable película como Green Book. En tres o cuatro años nadie se acordará de Green Book, mientras que Roma, como la ciudad homónima, es ya eterna.

Habría que resistirse, pero es luchar contra las olas del mar. El futuro no deja lugar a dudas. El cine se verá así, en dispositivos pequeños. 

Netflix, Youtube, Vimeo... han vuelto a meter el caballo en la caja.

Los Lumiére ofrecieron aquel 28 de diciembre 10 películas por un franco... Una tarifa plana parecida a las de las plataformas HBO o Netflix, 200 películas por 13 euros...






Por eso, cuando alguien me dice que le deje ver mi corto, que le envíe el link, siempre digo lo mismo:
"Vale, toma el link, pero por favor, no la veas en el móvil. El cine no está hecho para eso".


martes, 12 de febrero de 2019

Cine Leve. 10 años de militancia sin comerlo ni beberlo.

"Cerca del mar" (2010)

   
   Era el año 2010. 
Me encontré a Josep Vilageliu en la puerta de los Renoir en Santa Cruz.
No recuerdo exactamente que proyectaban ese día. Supongo que el catálogo Canarias en Corto de ese año, o una proyección de cortos digitales anexos, o algo por el estilo. La verdad es que ni me acuerdo.

Le comenté a Josep que iba a rodar un corto ese verano, sin complicarme la existencia, sin presupuesto, casi sin luces, con un equipo mínimo... Josep me respondió, sonriendo bajo su intransferible barba: "Tengo una palabra para definir eso... Cine LEVE"...

Para ser sincero, no era nada nuevo. Ya en 2003 yo había rodado "Princesa", un corto hecho apenas con nada.
   Cámara, (la Sony 170 buaaaaah) micro y almuerzo en un chino fueron los gastos de aquellas dos  jornada de rodaje. Quizás unos 300 euros como mucho.
Aquello ya era cine leve sin saberlo.

   También en 2009 habíamos rodado "El Aire de un día" de mi amigo David Delgado, y "La Voz del Padre" de Pedro García, con la misma filosofía y la misma carencia de medios.
Pero para mi, en aquella época,  aquellos cortometrajes, incluyendo "Princesa", eran trabajos menores.

Yo venía de rodar tres cortometrajes de presupuesto abultado, pagados los tres de mi propio bolsillo, hasta 8.000 pavos que me gasté en "Los Pechos de Paula" que salieron de mi cuenta corriente, y era tan estúpido que creía que había que superar siempre el cortometraje anterior en el nivel de producción, y por eso no rodaba.

   Josep había rodado en 2009 "Naturaleza Muerta" en un rodaje impregnado de levedad, de equipo mínimo, de creatividad desbordada, y fue en ese rodaje donde nació la expresión Cine Leve, y en su cabeza nació la idea de reivindicar aquello como un movimiento artístico, otorgándole un valor a la creatividad desnuda, frente a un cine pesado, ambicioso de producción, que le negaba dicho valor a un cine mas pobre.

No era "cine de guerrilla". No era aquí te pillo aquí te mato, no era a lo que salga. Era algo mas cuidado, de mas preparación previa, de improvisación ante las carencias dentro del orden filosófico de un cine de autor.

Pero para mi, he de ser sincero, no era ningún movimiento cultural ni nada por el estilo. Para mi, al principio, no era mas que un "no querer esperar".
No quería esperar a volver a tener otros 8.000 euros para rodar otra película.
La crisis económica era virulenta, me acababa de quedar en paro, y por motivos personales, estuve desde 2004 hasta 2009 sin rodar nada. Antes de "Los Pechos de Paula" había casi abandonado mi carrera por razones personales.
Y ahora tenía prisa por recuperar ese tiempo perdido, pero no había 8.000 euros a la vista en mucho tiempo.
Así que decidí rodar sin medios, sin presupuesto, en vez de quedarme esperando a tiempos mejores que quizás nunca volverían.

Así nació "Cerca del mar" (2010). Mi primer corto conscientemente "leve". Y la experiencia fue enriquecedora, poética diría yo.
Un grupito de nueve amigos en una casa junto al mar haciendo cine sin presiones, sin malos rollos, sin estupideces jerárquicas, ni egos dañinos.

Lo que vino después no lo esperaba nadie.
Josep quiso reivindicar el valor leve de aquellas obras, etiquetándolas bajo el epígrafe de cine leve, y me propuso hacer una presentación pública y leer un manifiesto. 
Y yo dije que sí. ¿Por qué no?

Y la acción tuvo su reacción. 
En seguida salieron haters y trolls de debajo de las piedras, atacándonos, tratando de ridiculizar todo aquello, y lo que es peor, atacando las obras por el mero hecho de estar etiquetadas como leves, cuando siempre se habían hecho cortos de ese nivel, y nadie les había acosado, bien porque no estaban etiquetadas como movimiento, o bien porque nosotros les caíamos como el culo (lo segundo mas bien).

Y la reacción tuvo su contra-reacción en mi.
Mi militancia activa, mi defensa a ultranza del movimiento leve que perdura hasta el día de hoy, no fue mas que una reacción de rechazo a todos aquellos imbéciles que se metían con nuestros cortos y nos atacaban anónimamente.

Me dije a mi mismo "¿Ah sí? Pues ahora me voy a empeñar en esto hasta que el cine leve les salga por las putas orejas a estos idiotas".

Pero después aprendí por fin, gracias a aquello,  que no hay que superar el corto anterior a nivel de producción, sino a nivel creativo. Que rodando y rodando me sentía bien, vivo, completo, satisfecho creativamente hablando. Que en cada corto de aquellos crecía cada vez mas y mas, aprendiendo de cada plano, de cada montaje. Y que el camino leve era el camino correcto.
   Y aquello me desbordó: Tras "Cerca del mar" vinieron "En El lago Azul" (2010), "Madrid sin Ti" (2010), "Ángeles" (2012) entre otros muchos.


"Ángeles" (2012)


Coincidió aquello con la espantada de las productoras por la desaparición de las ayudas, y hubo una época en la que el panorama cinematográfico  canario estaba casi solo sustentado por obras leves, reconocidas como tal o no.

Para fastidiar, se me ocurrió en un corto de 2012, "El último Plano",  anteponer en los créditos aquello de "Un leve cortometraje de...". 
   Fue realmente pa las risas, para reivindicarnos mas si cabe ante determinados individuos que no daban un duro por nosotros, pero bueno, la broma siguió después en varios trabajos mas, incluyendo mi primer largo. Y digo que siguió cuando ya no hacia falta ni nada, porque por ejemplo, un corto leve como "Nadie" (2014), triunfaba a nivel nacional e internacional formando parte del catálogo Canarias en Corto en 2016,  armado ese año solo por obras de cine leve, con o sin esa etiqueta.

Y aquí seguimos. 
   No pasa un año en el que no me ruede uno o dos cortitos de esos, con la palabra "leve" en los créditos, a pesar de que ya no hay idiotas que traten de desacreditarnos. Supongo que se han muerto, o se han cansado, o se han aburrido, o se han echado novia, que todo podría ser.

¿Quién sabe?


"Cerca del mar" (2012)



   P.D: mañana Miércoles 13 de Febrero, en el TEA de Tenerife, proyectaremos una retrospectiva de Cine Leve, por aquello del décimo aniversario del movimiento.
Podrán ver "Cerca del mar" y "Naturaleza muerta" entre otras levedades.

viernes, 1 de febrero de 2019

2019- Canarias en Corto. Vaya coñazo.


   Primero que nada llama la atención que sólo se hayan seleccionado cinco cortometrajes para el catálogo Canarias en Corto 2019, en lugar de los siete habituales en ediciones anteriores.

Habrá un motivo supongo para ello, aunque sólo se me ocurren dos posibilidades.

O bien por razones económicas, ya saben, algún tipo de recorte en el presupuesto (que no creo que sea el caso), o bien algún motivo elitista snob al considerar que sólo esos cinco "merecían" estar en el catálogo, y que los demás no estaban a la altura.

Cualquiera de las dos es preocupante, la verdad.

Puedo decir sin miedo a equivocarme, tras haber visto algunos de los cortos que se quedaron fuera, que algunos sí que estaban a la altura, incluso por encima, y aunque esto guarda relación con el maravilloso mundo de los gustos subjetivos, no todo es relativo, y lo que vi ayer en el Guiniguada no está estratosféricamente por encima de los que se quedaron fuera, como para despreciar así los trabajos hasta el punto de considerar que "sólo cinco merecían estar en el catálogo".
Y no hablo de críptico experimental frente a narrativo. Se presentaron cortos muy interesantes de ambas tendencias a esta convocatoria que se quedaron fuera.

(Antes de que los haters con discapacidad emocional empiecen a decir chorradas, que sepan que yo no presenté nada este año al catálogo, así que ni me va ni me viene).

Bien...

¿Por dónde íbamos?
Elitismo, snobismo...

No sé quien estaba en el comité de selección, pero vamos, que quien fuera que tomó la decisión de conformar este catálogo con estos trabajos, se fue para su casa y nos dejó el marrón de tratar de mover estos cortos en el mundo de los festivales de cine.

Pero bueno. La decisión al elegir a los miembros del comité no sé a qué responde exactamente, pero es responsabilidad de Canarias Cultura en Red. Ellos sabrán si les resulta fácil mover un catálogo así, porque la mayoría de los festivales siguen siendo académicos (más en España). 

Y es que se olvidaron de que el Catálogo es una herramienta de promoción para el Cine Canario de cara a festivales, y no una oda al cine críptico que te gusta a ti como seleccionador.

Entonces...
No sé si cuando Canarias Cultura en Red les propone a ciertas personas formar parte del comité, les aleccionan sobre criterios de selección de cara al concepto herramienta de promoción o no.
Claro que esto es peligroso. No seré yo quien hable de aleccionar comités de selección, aunque se haga mucho en festivales como el de Las Palmas, marcando una línea de cine experimental en detrimento de unas obras mas narrativas.
Y no seré yo quien lo defienda porque huele que apesta a Kremlin cultural, que es a lo que huele el Festival de Las Palmas.

Pero lo cierto es que les va a ser muy difícil mover este último catálogo, exceptuando quizás el corto de Pablo Fajardo "300 todo incluido", que pueda tener quizás mas cabida en los festivales de cine, y es algo que se debería haber tenido en cuenta en este programa financiado con dinero de todos.

La sesión de ayer, en su visionado conjunto, fue un auténtico coñazo. 
Me recordó terriblemente a una de esas proyecciones del Foro Canario de hace unos años, de esos en el que el público empieza a dar resoplidos y carraspeos.

Y ojo. Cada corto tenía su valor y su calidad. Eso no se lo quita nadie.
Había cosas interesantes a mi subjetivo juicio, y siempre he creído que hay que hacer todo tipo de cine, pero repito que malgastar así una herramienta de promoción es gastar el dinero público de forma un poco estúpida, sobre todo respondiendo a la elección de perfiles irresponsable de cara a formar un comité de selección.

El docu de Mendoza, por ejemplo, que me gustó bastante, podrá optar a determinados festivales de documental, aunque su metraje pelín largo es un problema.
Tariq está muy bien fotografiada, y arranca muy bien. Su mensaje social me gustó bastante. Quizás sea el que tenga mas posibilidades de moverse por festivales con éxito, aunque me pareció mas papel de regalo envolvente que regalo en su interior.
El de Miñón es demasiado experimental para mi gusto, con mi corazoncito narrativo. Y aunque las imágenes son potentes y bien construidas, creo que sólo optará a entrar en determinados festivales de cine muy experimental, que son dos o tres.
El de Macu no me gustó nada. Es un ejercicio de montaje de unas imágenes mudas (que no te pertenecen), al que no veo entrando a saco en treinta o cuarenta festivales, la verdad. Ojalá me equivoque.
Y el de Fajardo fue el único que realmente me gustó. Lo pusieron al final de la bobina y se agradeció muchísimo ver a actores interpretando, ver registros, ver planificación y narrativa. Puede funcionar bien, aunque ayer la lectura y la percepción estuvo condicionada por el coñazo de la proyección en conjunto.

   La charla que siguió fue desesperante. Apenas se entendía lo que hablaban, nadie del público preguntó nada, aunque eso es una constante en Las Palmas, frente a los debates mas animados que se hacen en Tenerife en cada muestra del catálogo.

Bueno.
Ojalá me equivoque, y este catálogo sea un éxito de selecciones y premios, por el bien de todos nosotros.

Es mi opinión.
Nada mas. 



sábado, 12 de enero de 2019

El Zoo de Papel. Conflictos humanos.

   

   El próximo dia 7 de Febrero, en la sala de proyecciones del Museo Elder, en la capital grancanaria, si nada se tuerce, haremos el pre-estreno de nuestro último cortometraje "El Zoo de Papel".

"El Zoo de Papel" es un guión que debí escribir allá por el 2010 o 2011, un proyecto que tímidamente, sin demasiada convicción, traté de poner en pie alguna vez que otra durante esta última década.

   Era complicado. Vestuario y atrezzo de época, (de dos época para mas inri), localizaciones para nada sencillas de conseguir. Una cárcel antigua, una vivienda de los años 40...
   Se podría haber hecho sin dinero, o con poco dinero mejor dicho, pero lo cierto es que no hubiera quedado bien.
 Y es que el cine leve no lo abarca todo, por mucho que queramos.

Así que ahí se quedó, cediendo su turno a otros proyectos, anteriores y posteriores en su escritura.

Y finalmente lo hemos materializado, por el camino oficial, el método ese que muchos defienden como el único válido para hacer industria :-Enviar guión a Productora + Subvención= Obra finalizada-

   Se supone que así deberían ser las cosas pero ¿Cuántos guiones cojonudos, quizás mejores que el mío, fueron rechazados por productores independientes?
De hecho, la productora Trotavistas, de Nacho Bello, José Acevedo y Ana Hernández, que al final aceptó la producción ejecutiva de "El Zoo de Papel", estuvo a punto de rechazar el proyecto. Fue su primera decisión, que afortunadamente reconsideraron porque se enamoraron del guión.
   Yo sigo apostando por el modelo de autoproducción y que se apoye con facilidades en las bases y normativas desde las instituciones a los locos francotiradores solitarios.

   Pero bueno, eso es otro tema, que me desvío y se me va la pinza como siempre hablando de lo humano y lo divino.

En el Zoo de Papel conté con prácticamente el mismo equipo humano con el que un año antes habíamos rodado "La Muñeca Rota", y otras incorporaciones nuevas.

En la fotografía trabajé con Ulises A. Morales, al mando de su Red, con quien había tenido ya la experiencia de compartir rodaje unos meses antes durante la producción de "Norberta", el cortometraje producido por el Cabildo, organismo que también ha financiado nuestro Zoo.
Ulises además se trajo su equipo humano para ayudarle , Job y Ale. Tres cracks.




La dirección de Arte era uno de los puntales visuales de la producción. Una película de época siempre tiene una dificultad añadida. Asi que la simbiosis Estrella Santana / Yaiza Mederos que tan buenos resultados nos dio en La Muñeca era la mejor de las mejores opciones. Ambas hicieron un trabajo impresionante e impecable, que se refleja magníficamente en la pantalla.

El vestuario era también importantísimo, vestuario de los años 50 y 40. Encontramos a Arantxa Arenas, que nos resolvió el problema gracias a su fondo de armario.
Los uniformes hubo que traerlos de Madrid, con el consiguiente gasto y complicación. Pagando por la lejanía y la fragmentación territorial como siempre que quieres hacer algo así en Canarias.


Arantxa Arenas


Anita Rodríguez Liria en el maquillaje, como no podía ser de otra manera, después de una decena de trabajos juntos, apoyada esta vez por la entusiasta debutante Elisa Moretti.

En la producción Françoise y Luis Alberto Serrano.
Con respecto a las localizaciones, complicadas per se, (Una cárcel de los años 40)... encontramos calor y apoyo en el Ayuntamiento de Agüimes, que nos brindó un espacio perfecto. Francis y Faneque solo nos pusieron facilidades. 
Intenta conseguir algo así aqui en Las Palmas capital, te aburren y te entierran en papeleo burocrático durante meses para al final negarte el permiso, o ponértelo tan difícil que finalmente seas tú mismo quien desista.


Centro Parroquial de Agüimes


   Mendo en el sonido, postpro y captación, cubierto por Néstor Medina.
Jonay Armas en la música, en nuestro ya sexto trabajo en común.
Sergio haciendo de foto fija de todo lo que le echen.

A Moneiba Bolaños, un feliz descubrimiento que hice durante el rodaje de "Norberta", no dudé en ficharla como segundo ayudante de dirección.


Elissa Moretti, Ana Liria, Yaiza Mederos, Estrella Santana y Moneiba Bolaños

   Y un apunte especial, sin desmerecer a nadie, tengo que hacerle a mi amigo Paco Perdomo, el eléctrico incansable de Sonovisión.
Paco, amigo, sin ti, muy difícil. Estuviste conmigo durante toda la dura e inestable pre-producción. Pintamos paredes del set juntos, cargamos muebles de atrezzo , trajiste un montón de material y cables,  subimos aquel generador escalera arriba y nos tocó bajarlo después. Sin palabras.

Y en el campo interpretativo, que decir. Todos actores de plena confianza, todos repitiendo trabajo en común. Y todos maravillosos en el resultado final en pantalla.
Yazmina Guerra, Borja Texeira, Pino Luzardo, Tonono González, Víctor León (ainss qué puedo decir), Iván Álamo, Lamberto Guerra, Cristo Quintana... una familia que llevamos haciendo cine juntos ya un par de años... Esto era apostar sobre seguro, y yo lo sabía.



   
   Pero no todo fue un camino de rosas. En este rodaje aprendí, con la perspectiva de los meses, que ningún cortometraje, ni largometraje, ni nada de eso, vale mas que la amistad, y no puede uno dejarse llevar por el stress de un rodaje intenso. No compensa lo que ganas a cambio de lo que pierdes.

Bueno.
En "El Zoo de Papel" nos encontramos con una historia con un trasfondo político. En los primeros años de la dictadura franquista, en una cárcel, Antonio (Borja Texeira) encarcelado por ideas políticas, recibe la visita de Elena (Yazmina Guerra) su esposa, y de Víctor (Víctor león), su hijo pequeño.
Antonio podría salir de la cárcel y volver con su familia si cediera, si se rinidera ante el aparato opresor, simbolizado aquí en las figuras del comisario (Lamberto Guerra) y el guardia de prisiones (Cristo Quintana).



Esta es la premisa del cortometraje, por lo que a priori puede parecer que el componente político marca la narrativa.
Pero, al igual que hicimos en "La Muñeca Rota", toda la carga y denuncia socio-política queda como telón de fondo para centrarnos realmente en el personaje, en los conflictos humanos emocionales.

De hecho, en una segunda lectura, si eliminas de la ecuación el vestuario de Guardias Civiles, los fusiles amenazantes que encierran simbólicamente en el plano a Elena, el cuadro de Franco, etc etc... al final te queda una historia humana, de un padre que sacrifica todo por mantenerse fiel a sus principios y a sus ideas, con el miedo de que su hijo no llegue a comprender su postura.


José Orive, Yazmina Guerra y Esteban Calderín


En ese sentido, hay lineas del diálogo con las que no puedo dejar de sentirme identificado: "Ningún hombre que se llame padre debería perderse la infancia de su hijo".

De eso va esta película. Todo lo demás es el papel de regalo que la envuelve.

Espero que les guste.
Y si no, pues que le vamos a hacer.

 

lunes, 31 de diciembre de 2018

El año de la marmota

   
   Si miro atrás, hoy que acaba el año, no puedo decir que haya sido un mal año en lo que cinematográficamente se refiere.

   He conseguido dirigir dos cortos, "Como agua sucia" y "El zoo de Papel", tres si contamos el trabajo co-dirigido a dos manos, "Página en blanco" con mi amigo Josep.
   Y dirigir dos cortos en un año sigue siendo una proeza milagrosa, a pesar de todas las facilidades tecnológicas que hay hoy en día.
También fui ayudante de dirección, que es lo que mas me gusta, mas incluso que dirigir, en varios proyectos. "Norberta" y "Teatro de sombras".

Y he disfrutado viendo como nuestra "... Muñeca Rota", que dirigí a finales del año pasado, recorría el mundo por festivales nacionales e internacionales, con mas de treinta selecciones y seis o siete reconocimientos entre premios y menciones.
Pude estar presente en los festivales de Alicante, Guadalajara, Ajalvir... experiencias muy dispares pero igual de enriquecedoras.

Así que en ese sentido no me puedo quejar.
Mi nevera sigue vacía, eso sí. Pero supongo que es algo que hay que asumir si te quieres dedicar a esto.

Ya es viejo el deseo de fin de año... "para el año que viene deseo que sea el año del cine canario, que dejemos atrás la losa amateur, que podamos vivir de esto".

Todos los años lo mismo en la última uva y jamás se cumple. Sería absurdo seguir deseándolo ¿no?

El 2018 arroja así en mi caso un balance muy positivo en lo artístico, pero una mierda enorme en lo profesional, ya que son dos conceptos que deberían ir unidos, y no lo hacen.

Y ahí está el 2019 con todos esos días sin estrenar por delante.
Cobrar el paro, trabajo esporádico, algún rodaje leve y si hay suerte en las subvenciones alguno no leve...

Todo me recuerda terriblemente al año pasado, y al anterior, y al anterior...
El año de la marmota que diría Bill Murray...
Arriba excursionistas.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Siempre la misma pregunta

   
   Cuando llegas nuevo a un trabajo, eso, pues que eres el nuevo.
-"Hola, me llamo Dani, soy el nuevo camarero...-
-"Hola, encantado"-
Y ya te pones ahí a lo tuyo, repasar cubiertos, servir mesas etc etc..

Luego pasan los días o las semanas hasta que se sabe que te dedicas a eso de hacer cine, cortometrajes y "cosas así".
Y entonces siempre llega la pregunta, siempre la misma...

-"¿Y entonces? ¿qué haces aquí trabajando de camarero?"-

Ahí se activa el proceso mental.
   Les voy a explicar que de esto no se vive. Que dan igual las selecciones y los premios en festivales internacionales. Simplemente no se vive.
Mas bien todo lo contrario. Te gastas el poco dinero que has conseguido ahorrar currando en los restaurantes por ahí.

   Les voy a contar lo de las ayudas oficiales, que son insuficientes, que no crean industria, que están alejadas de la realidad. De la falta de público que pague por nuestras obras. Les voy a hablar de la política de la Televisión Canaria con respecto al cine canario.

   ¿Comento el mamoneo y el pasteleo, los amiguismos? 
Todo esto pasa por mi cabeza al mismo tiempo que la comanda de cafés que me acaban de cantar. No levanto la mirada de la cafetera.
Dos cortados largos, uno de ellos clarito. Dos leche y leche cortos. Café solo con sacarina y café con hielo en taza grande.

¿Les explico los fallos de un modelo que no garantiza una producción continuada, impidiendo así la profesionalidad de un sector en riesgo de exclusión?

Les contaré que, paradójicamente, los que consiguen vivir de la cultura en estas islas, no son los creadores ni los artistas, sino los programadores y directores de festivales, los funcionarios de la "cultura oficial", incapaces todos ellos (salvo honrosas excepciones) de crear absolutamente nada...

Uno de los cortados era con la leche aparte.

Pero pronto entiendo que no vale la pena soltarles el rollo, y que además se la suda bastante.

Así que respondes, la misma respuesta de siempre...

-"¿Que qué hago aquí? Pues yo me hago la misma pregunta..."-


martes, 4 de diciembre de 2018

De verticales y horizontales

   
   Demasiados años de buenrollismo, de "qué pasa compi", de cortesía y generosidad en el set y en los créditos, de haz lo que te parezca mejor, de te pongo como jefe de tal o ayudante de cuál aunque no sea esa la labor que has hecho exactamente, sino algo que se le parece.

   Demasiados años de quedarme sin cobrar en ningún trabajo, a pesar de hacer el triple de mis cometidos, de realizar la labor de otros, y ver que todos los demás, incluidos esos otros, cobraban sin problemas. 
   Demasiados años poniéndome voluntariamente el último en la lista de espera, o dividiendo a partes iguales el poco dinero que entraba, omitiendo que el dinero inicial para la producción salía de mi bolsillo.

Y lo que he conseguido con tanta horizontalidad es que todo el mundo se crea con derecho a dirigirme la película, a tomar decisiones por su cuenta, a obviar mis indicaciones (que no órdenes, por Dios).

Que confundan la consulta, o el pedir opinión, con que tengas que acatar las opiniones de otros...

   Y si te hartas, te pones en tu sitio, y dices aquello de "bueno, pero aquí quién es el director..." pues ya eres un gilipollas, o un soberbio, o te crees no sé qué o no sé cuanto...

   Da igual que tu obligación y responsabilidad sea controlar cada elemento que forma la película.
Que seas el responsable último de absolutamente todo cuanto se vea y se escuche en ella.

Durante años defendí la posición horizontal, así como la premisa de trabajar siempre con el mismo equipo humano, porque "ya nos conocemos, nos entendemos, sabemos de que pie cojea cada uno..."...
   Pero quizás la confianza termina dando asco, y bah, es Dani el enrollao, voy a hacer lo que se salga de los huevos.

   Antes no era así... o sí, y yo no lo veía, o me hacian gracia determinados comportamientos porque no afectaban gravemente a la película. O quizás todo ha cambiado a mi alrededor, menos yo. O quizás yo he cambiado y nada a mi alrededor.

Lo que sé es que yo me dejo el alma en cada proyecto, en cada plano... el alma y la salud.
El que quiera respetar eso, y por extensión mi punto de vista como creador, equivocado o no, (seguramente equivocado, pero MI punto de vista), pues que me siga, y el que no, pues nada.

Lo que sé es que yo no puedo pararme.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Hubiera sido tan fácil...

Resultado de imagen de trepa

Para mi hubiera sido muy muy fácil.

Yo que empecé en esta historia al mismo tiempo que la revolución digital, allá por el principio de este siglo.
En 20 años me hubiera dado tiempo, si hubiera querido, de lamer las botas adecuadas y los calzoncillos correctos.

Estar en comandita es sencillo, es cómodo. No requiere de ningún esfuerzo intelectual o creativo, ni precisa de ningún talento especial... O quizás sí, vete a saber...

Me podría haber arrimado al Sol que mas calentaba en cada momento, congraciarme no con las instituciones en sí, sino con los personajes que las representan.

Nunca tuve un familiar en Coalición Canaria, eso es verdad, y así era mas difícil, pero bueno, había otros caminos.
Bastaba con sustituir el talento creativo por una insistencia insana de meter el pie en todas las puertas.

Ser la novia en la boda, el muerto en el entierro, el General Clúster en el séptimo de caballería, y el vicepresidente del Microondas.

"Hay que estar en todas las salsas, siempre ahí, siempre ahí"...

Y una vez arriba tirar de soberbia y altanería para que nadie me ponga en duda, critique ni me cuestione el mas mínimo detalle.

Pues sí, en 20 años me hubiera dado tiempo, y así quizás ahora no estaría preocupado porque se me acaba el paro en Abril.

Pero eso sí... En ese ratito que va entre que te acuestas y te duermes, por las noches, no tengo nada de que avergonzarme, y puedo enseñarle a mi hijo pequeño la diferencia entre la honestidad y la honradez.

Y además, sigo aquí, a pie de trípode...



martes, 23 de octubre de 2018

Somos cuatro románticos haciendo cine

   

Ya saben...
1´3 millones de euros destinados por el Gobierno de Canarias para las ayudas al audiovisual canario que se quedó en nada.
   La peña rechazando las ayudas que ya les habían adjudicado, proyectos cancelándose, otros que se rodaron y fueron una debacle económica (aunque no artística, cosa importante)...

Pero aún no he visto salir a nadie, a ningún responsable político o cultural, a decir que esta convocatoria de ayudas ha sido un puñetero fracaso.
Un fracaso social y cultural en toda regla.

Y lo es por motivos evidentes que saltan a la vista. Vamos, 1´3 millones.

Si el objetivo era fomentar e incentivar al sector, pues creo que no lo han conseguido, mas bien todo lo contrario.
Así que, por definición, es un fracaso.

¿Y porqué?
El quid de la cuestión... 

¿Quién demonios elaboró esas bases?
¿40 dias para entregar una película terminada? ¿No adelantar ni un sólo euro de esa ayuda, y que la peña saque de no se sabe donde el dinero para rodar? ¿Tener que justificar un porcentaje ficticio que ni siquiera me vas a dar?
Si me das 10.000 euros, yo te justifico 10.000 euros con facturas y todo lo que tú quieras, pero ¿por qué cojones tengo que justificar 5.000 mas, un dinero que no me vas a dar?

"Es que te subvencionamos el 75%, no el 100%"... Pues justifícame lo que te de la gana, pero no me pidas que te dé facturas por el otro 25%, porque ese 25% no es tu puto dinero, sino el mío.

Y la puñetera insistencia en que todo venga a través de una productora legalizada con 12 o 24 meses (ya ni sé como era) de antigüedad.
Claro, yo que llevo 18 años haciendo cine, con una solvencia demostrada, con resultados artísticos a la vista de todos (mejores o peores, ojo, pero ahí están), pues eso, con mis 18 años de experiencia a mis espaldas tengo que buscar a alguien con 12 meses a las suyas...

El Cabildo de Tenerife da ayudas a personas físicas, igual que hacía el Cabildo de Gran Canaria hace 10 años, y no veo que haya sido una catástrofe para la industria...
 "¿Qué industria?- Yo que sé , déjame en paz".

Y es que la realidad es la realidad, aunque nos duela. 
Y es que por mucho que avancemos técnica y artísticamente. por muy en serio que nos lo tomemos, la verdad es que somos cuatro románticos del cine haciendo artesanía.

Hace poco alguien me dijo que decir eso, que somos cuatro amigos románticos artesanos, es tirar piedras contra nuestro propio tejado. Que ir con ese discurso a las administraciones es contraproducente, ya que no nos tomarían en serio.

Y puede ser, no lo sé. 
Pero en primer lugar, por triste que nos resulte, ésa es la verdad. Somos cuatro románticos locos artesanos. Y la verdad no tiene temperatura, ni debe disfrazarse. 
Y en segundo lugar, quizás el fingir que somos otra cosa que no somos sea lo que ha llevado a los responsables de esas nefastas bases y normas a incluirlas en esa convocatoria,

¿Cómo van a elaborar unas bases de acuerdo con la realidad del sector si les escondemos esa realidad?

Así que con dos cojones. Somos lo que somos, sin complejos. Vivimos un momento creativo increíble, con resultados magníficos a pesar de todo, y es esa la baza que debemos jugar.
"Somos esto, y miren lo que somos capaces de hacer. Imagínense lo que podríamos llegar a hacer".

(...aunque sigo diciendo que la ayuda directa a producción es tirar el dinero...)






lunes, 24 de septiembre de 2018

"Platón" : Cine desde dentro hacia afuera.

   
   Si nuestro mundo, la realidad social de nuestras calles, casas, y las personas que las habitamos, pudieran contenerse todas en un folio en blanco, bastaría con poner ese folio a contraluz para que pudiéramos ver "Platón", el primer largometraje del realizador canario Iván López.

"Platón" es una radiografía social en toda regla, pero siempre desde el punto de vista humano, de dentro hacia afuera, cine desde las vísceras. Y nos llega de la mano de un realizador que se ha educado cinematográficamente sobre una sólida y solvente carrera como cortometrajista, siendo este largo el resultado natural de su evolución como cineasta, una extensión lógica de sus anteriores trabajos en el terreno del cortometraje.

   Siempre me interesó el cine de Iván López, un cine lleno de contenido, de voz propia, que en este primer (y seguro que no último) largometraje revienta como si pincháramos un globo y todo su mundo interior explosionara contra nuestras retinas.

   "Platón" es la historia de dos jóvenes, Arian (Leandro González) y Milena (Alba Tonini), reflejo de una juventud intemporal, una historia que podría hablar de los jóvenes de cualquier época, jóvenes que buscan respuestas sin encontrarlas, o al menos, no las respuestas que buscan.

   Desde el punto de vista visual la película es impecable.
Siempre se dice en las academias de cine que el primer plano que se ve en una película debe definir y contener la película en si. 
Bien. Puede ser cierto o no, pero en esto "Platón" se lleva un sobresaliente.
Lo primero que vemos como espectadores es el rostro de Airan en primerísimo primer plano, con la mirada fija, mientras fuera de campo escuchamos a unos jóvenes discutiendo. La cámara retrocede en traveling para mostrarnos al protagonista detrás de una verja metálica a modo de barrotes de una cárcel, atrapado, preso de una realidad que se nos muestra a continuación en el siguiente plano. Jóvenes poligoneros discutiendo en una pelea de barrio, en un ambiente hostil y desagradable.
¿Puntuación de salida? Diez sobre diez.

   Los paisajes elegidos como telón de fondo son minuciosamente seleccionados para definir los estados de ánimo de los personajes. calles lúgubres, fachadas llenas de grafittis, canchas de barrio, túneles etc etc. Será sólo al final, como metáfora liberadora, cuando López sitúe a sus personajes, Milena y Airan en un hermoso mirador abierto sobre la ciudad.




   La realización es también irreprochable. La cámara en mano le confiere ese lenguaje perfecto para narrar desde el realismo sucio, con los rostros en primer término y los fondos rotos, escudriñando emociones, sabedor de que en el cine socialmente humano, o humanamente social, lo que importa es el personaje, apoyado todo ello por una magnífica fotografía indie.

   A nivel interpretativo, los actores están todos muy bien, Sofia Privitera, Carmen Hernández,  Patricia Álvarez, todos mas allá de lo académicamente correcto, destacando, sin desmerecer a nadie, el trabajo de Alba Tonini y el de Vicente Ayala, (este último en el papel del padre alcohólico del protagonista), ambos, a mi parecer, en estado de gracia.




Así que si hubiese que ponerle alguna pega a este largometraje, sería difícil. Quizás peque de excesivo metraje, algo que hace sufrir en algunos momentos muy puntuales el ritmo narrativo.
Pero esto se le perdona porque adivino, creo adivinar al menos, que es así porque Iván no quiere renunciar a contarnos todo lo que siente y quiere decirnos y decirse a si mismo, todo eso que se lleva dentro cuando quieres hablar a través de la pantalla de forma honesta y sincera, sintiendo realmente lo que estás contando.

  Sí. Quizás después una primera mitad brutal, apasionante, directa al estómago, de esas que no te sueltan, tras el primer encuentro con el padre, la narrativa se escore ligeramente hacia una zona un pelín mas melodramática. Puede ser. Pero Iván sabe perfectamente por donde camina y detrás de cada escena hay un control absoluto de la narrativa, llegando exactamente a donde quería llegar desde el principio.

Así pues, felicitar al equipo humano que hizo posible esta película por un trabajo redondo, casi perfecto, al que desde aquí le deseo toda la suerte del mundo en el ya de por si difícil recorrido al que un largometraje independiente pueda enfrentarse en este mundillo audiovisual canario.

Y por lo demás, me voy a sentar aquí a esperar el próximo largo de Iván.
Seguro que la espera merece la pena.




domingo, 16 de septiembre de 2018

Coreografía de sombras

Cristina Piñero en "Teatro de Sombras"
   

   El Cine Leve ha resistido. Eso es así.
Y vamos acercándonos ya casi a una década de existencia oficial, y eso que nadie daba un duro por nosotros.
Los Jueves en el TEA han visto su evolución a lo largo de los años: "Naturaleza Muerta", "Cerca del Mar", "La Voz del padre", "El aire de un día", "El viaje del Árbol", "Reflejo en Rojo", "Naturaleza Viva", "El Último Plano"... Incluso aquel "Nadie", cine leve en estado puro que recorrió festivales de cuatro continentes.

Ha resistido a épocas de subvenciones, a épocas sin subvenciones, a la vuelta de las ayudas, a los cambios técnicos, al paso del HDV al DSLR, a comentarios malintencionados y criticas destructivas...

Y no vamos a repetirnos, pero el Cine Leve ha existido siempre, antes de la etiqueta, antes de nosotros mismos. 
Y si ha resistido ha sido porque, como filosofía de rodaje, es el vehículo perfecto para aplacar el ansia creativa que no nos deja descansar.

Eso mismo es lo que ha motivado el "Teatro de sombras", último (de momento) cortometraje de Josep Vilageliu.
Apenas un mes antes habíamos estado rodando "Página en blanco", obra que surgió  como respuesta a un proyecto anterior de Josep que se había medio truncado. 

Y luego está la inercia de la creatividad. Después de un periodo de sequía creativa, rodar algo, lo que sea, es como abrir la caja de Pandora.
Además, si eres como Josep, que cuando va a los sitios no ve sitios sino localizaciones. pues que ya la cosa se vuelve imparable.

   Así que allí fuimos otra vez, para ayudar a crear. Binter y descuento de residencia. No había chocolatinas en el avión por no sé qué mierda de que en verano el calor las derrite.

Josep había visto en casa de unos amigos un equipo de radio-frecuencia, y ¡chas!... Una chica, que pide ayuda a través de la radio... La casa solitaria... de pronto se llena de sombras... personajes que entran y salen, que aparecen y desaparecen... ¿metáfora de la soledad? ¿O ciencia ficción? ¿ o de terror?

Bueno. En el caso de Josep, la frontera entre los géneros se tergiversa intencionadamente.

Los actores están todos inmensos, en una coreografía de personajes que bailan con una ágil cámara en  movimiento continuo hábilmente operada por Facu Pérez.
Así Cristina Piñero, quien ya protagonizara "Página en Blanco", encarna a la chica de la radio, que asiste como espectadora al teatro de unas sombras que se arrastran por la casa ajenas a ella. 
   Sombras genialmente interpretadas por Norberto Trujillo, Cathy Pulido, Verónica Galán y Miguel Batista, sumados a Cristina, los cinco en estado de gracia, improvisando magistralmente en la escena final, una de las secuencias mas paranoides que he visto en el cine canario.


Verónica Galán y Miguel Batista


Norberto Trujillo y Cathy Pulido

   
   Ya de entrada, visualmente, hay algo nuevo en este último Vilageliu. Blanco y negro al estilo de la Nouvelle Vague, un formato panorámico en 2.35.
Pero también respeta las constantes anteriores de su cine, como la escasez de diálogos y lo críptico onírico de la narrativa.

20 minutos. Un montaje ágil, rítmico. Una puesta en escena atmosférica.
Podemos estar quizás ante el cortometraje cumbre del cine leve.

Aunque apuesto que mas pronto que tarde esa caja de Pandora creativa parirá un nuevo proyecto.
Y allí estaremos, o eso espero.